Miércoles 14 de junio de 2021 - N°524



Bienvenido, bienvenida!

 

Aquí encontrarás las secciones de nuestro Boletín. Un espacio pensado para fortalecer  y encender el debate de diversos temas de actualidad. 

  


SECCIONES A DESARROLLAR

OPINIÓN: "La educación virtual sin reconocimiento"

Historieta: Hoy un mundo enfermo

OPINIÓN: "¿Paritaria estudiantil en la UNCuyo?"



OPINIÓN

La educación virtual sin reconocimiento

¿Cómo se instaló la idea de que no hubo clases durante el 2020? ¿Los padres organizados son un nuevo sujeto político? Mariano Molina, docente de la Facultad de  Ciencias Políticas y Sociales de la UNCuyo, nos comparte su opinión.  

 


Escribe: Mariano Molina

Docente Facultad de Ciencias Políticas y Sociales UNCuyo



 

Clases suspendidas y plataformas virtuales activadas. Familias, estudiantes y docentes rehenes de medidas educativas que tienen poco norte. Mientras Microsoft promete aulas virtuales “gratuitas” para salir a competir con Google. Les docentes nos debemos el debate: ¿Las aulas virtuales sustituyen la escuela? ¿Qué hacer en este tiempo y quiénes deciden? 

 

Desde que se conocieron los primeros casos en el país, comenzaron los rumores sobre la suspensión de clases. Sin embargo, la discusión de si la escuela debía o no cerrarse se sometía a la necesidad de las empresas y corporaciones de sostener la producción y renta capitalista y no dar días a sus trabajadores para cuidar a sus hijes. 

 

Ante la situación acuciante y la denuncia de miles de docentes de que no había ni la más mínima condición de salubridad en las escuelas, el domingo 15 y por cadena nacional, Alberto Fernández sale a suspender las clases, pero “aclarando” que las escuelas deberían “estar abiertas”. Quedó poco clara la situación.

 

Cada conducción educativa y cada jurisdicción, tomó la medida como quiso o le pareció mejor. En algunos distritos, la docencia debía cumplir su horario habitual; en otros, horarios acotados; “guardias mínimas” o solo ir el equipo de dirección.

 

Ante esto, los gobiernos nacionales y provinciales salieron a decirle dos cosas a la docencia: que debían asistir a las escuelas para ser contención social y repartir viandas, blanqueando cuál es la creencia de este gobierno sobre las escuelas, Y realizar un acompañamiento pedagógico online de menores y adolescentes.

 

La presión era creciente, pero sin ninguna propuesta clara. Así, cada escuela y cada docente debía utilizar la herramienta que pudiera: mail, whatsapp, classroom, edmodo, padlet… Pero no había ninguna respuesta a las problemáticas que planteábamos: ¿Qué hacemos con niñes y adolescentes que no tienen los medios básicos para la vida o incluso para conectarse? Porque resultaba como mínimo contradictorio, que debiéramos hacer de contención social para familias que no tienen para comer y, a la vez, que llenáramos a esas familias de trabajos y clases online.

 

Por supuesto, no estamos en desacuerdo con utilizar las nuevas herramientas tecnológicas. De hecho, creemos que favorecen el proceso de enseñanza-aprendizaje. Y que, con un uso adecuado, pueden ser un soporte y auxiliar extraordinario para cada docente. Sin embargo, hay que poner en debate en qué condiciones deben usarse, ver también con qué intercambio y discusión se definieron y subieron los contenidos centralizados por los gobiernos, qué presupuesto se destinó, qué carencias surgen y qué plata se está pensando destinar para asegurar esta virtualidad educativa.

 

El primer problema que genera este tipo de implementación, es la profundización en la brecha entre escuelas privadas y escuelas públicas. Es notorio cómo las privadas, al contar con los recursos del Estado más las cuotas que les cobran a las familias, pudieron armar (o ya tenían armadas) plataformas virtuales, siguiendo los lineamientos institucionales.

 

Pero también se nota esta diferenciación a lo largo del país. El mal llamado proceso de “federalización” o transferencia educativa hecha por la dictadura del ’76 y el neoliberalismo de los ‘90, deja a las provincias libradas a su propia suerte. Y con una diferenciación enorme de la inversión en los presupuestos educativos, los salarios y la infraestructura.

 

En este sentido, un informe de 2018 del CIPPEC[1] plantea: “Las diferencias en los indicadores de gasto tienen su origen más profundo en las desigualdades en el desarrollo inter provincial y en las inequidades que presenta el sistema de reparto de recursos fiscales a lo largo del país, la coparticipación federal”.

 

Para graficar esto, entre otras variables, el estudio señala: “Es importante notar que, al comparar el ranking de ambos indicadores (gasto educativo por alumno estatal y esfuerzo educativo), el orden difiere de gran manera. Es decir, no son las provincias que mayor esfuerzo por la educación realizan las que logran tener un gasto por alumno estatal más elevado”.

 

Se comprueba también “la heterogeneidad interprovincial en materia de gasto por alumno estatal (datos para el año 2015), en el extremo superior se ubican Tierra del Fuego, Santa Cruz y Neuquén, con niveles que superan los $75.000 por alumno en la primera, los $65.000 en la segunda y los $56.000 en la tercera. En el extremo inferior se encuentran Santiago del Estero, Salta y Corrientes, con $16.000 en la primera y apenas superando los $20.000 en las otras dos”.

 


HISTORIETA

HOY UN MUNDO ENFERMO  

 


OPINIÓN

¿Paritaria estudiantil en la UNCuyo?

La idea  de una paritaria estudiantil similar a la que tienen los gremios y sus patronales cada vez gana mayor protagonismo en el estudiantado local. Hoy escribe Camila Sosa, estudiante de la Facultad de Derecho de la UNCuyo.

 


Escribe: Camila Sosa

Estudiante de la Facultad de Derecho de la UNCuyo



 

 

La idea  de una paritaria estudiantil similar a la que tienen los gremios y sus patronales cada vez gana mayor protagonismo en el estudiantado local. Hoy escribe Camila Sosa, estudiante de la Facultad de Derecho de la UNCuyo.

 

El movimiento universitario demanda la aprobación del proyecto de paritaria estudiantil presentado en el 2020 al Consejo Superior de la Universidad.  Desde el espacio gremial FULP (Federación Universitaria de La Plata) proponen que se decrete una paritaria entre la población universitaria que representan y  autoridades de la Universidad Nacional de La Plata. El proyecto presentado por el gremio estudiantil a fines del año pasado aún sigue en tratamiento en las comisiones. Apoyados por la mayoría de los centros de estudiantes, esta paritaria sería una gran ayuda para solventar costos básicos de estudios y reforzar derechos de estudiantes universitarios. 

 

En el marco de la compleja situación económica que atraviesa el país, el año pasado tras meses de organización y discusión, nació este espacio. Un proyecto que garantiza la discusión de irrevocables derechos. Como por ejemplo, la beca Tu PC para estudiar. donde la universidad brindó dispositivos a más 3000 estudiantes. Y la creación de la Beca de Conectividad, que permita la conectividad de los mismos. Sumadas a la liberación de datos móviles a nivel nacional y la entrega de tarjetas de datos

 

Este ejemplar proyecto permitiría a les estudiantes avanzar en espacios institucionales, consolidarse como sujetos políticos activos. Ganar terreno en la interacción entre autoridades de la Universidad y los educandos, discusiones básicas como el presupuesto de la facultad. Hechos reales que garanticen el acceso a la Educación Pública. El mismo indaga en el bienestar estudiantil (montos y requisitos de todas las becas, capacidad del Albergue Universitario, características, cobertura, precio del Comedor Universitario, etc.), la comunicación académica de les estudiantes, aspectos edilicias y cualquier otra cuestión que comprometa al movimiento estudiantil.

 

La realidad de la educación superior en la Argentina no fue esquiva a la pandemia por la que atraviesa el país, y en particular la Universidad Nacional de La Plata continuó con sus discusiones y avances en materia educativa y académica en la virtualidad.

 



Francisca Staiti

Secretaria General

 

PARA ACCEDER A TODA LA INFORMACIÓN COMPLETA INGRESAR A WWW.FADIUNC.ORG.AR

Emiliano Diez

Secretario Adjunto